Haz clic aquí para volver a la página de inicio

"...no me importa para nada el dinero, prefiero vivir en casas pequeñas pero que me dejen trabajar a su gusto..."

 

(Entrevista a Gualberto - Disco Express - 1970)

 

 

GLORIETA DE LOS LOTOS

Philips (1.970)

 

1- Forever walking - 3:54

2- Light blood, dark bleeding - 2:50

3- Free as the green little men - 0:21

4- Tove and all that - 2:42

5- It's only nothing - 4:43

6- Glorieta de los lotos - 0:58

7- Nazarin again - 2:40

8- Love millionaire - 2:57

9- Sitting on the truth - 6:33

10- Ottenos - 1:13

11- Ahimsa - 2:10

12- Rock and roll - 8:53

 

Tema 1 firmado por Clavero / Garciapelayo / Antonio Rodríguez.

Temas 2,3,5 y 7 firmados por Clavero / Garaciapelayo / Julio Matito.

Temas 4, 8 y 11 firmados por Henrik Michael.

Tema 6 firmado por Smash.

Temas 9 y 12 firmados por Antonio Rodríguez / Henrik Michael / Julio Matito.

Tema 10 firmado por Henrik Michael / Julio Matito

 

 

 

SMASH

 

Smash son:

 

Gualberto: Guitarras, Clavicordio en 4 y 6

Julio Matito: Voz y Bajo

Antoñito Smash: Batería

Henrik Michael: Guitarra, Violín

 

Gualberto solamente participa en 1, 4, 5 y 6

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

COMENTARIOS

 

Psicodelia de los lotos oliendo a rock

 

Fichados ya por la multinacional Phillips, la compañía decide grabar el primer L.P. de Smash. Su título, "Glorieta de los Lotos", hace referencia al lugar del parque sevillano de María Luisa donde tanto los componentes de la banda, como amigos y otros músicos solían reunirse a pasar veladas musicales y de liberación del espíritu, sensaciones fluctuantes entre el aroma de las flores y los humos chamánicos.

Un disco atípico, ya que Gualberto apenas si participa en él, algún desacuerdo entre los miembros de la banda y su recelo con la multinacional, le hacen acometer su viaje a Estados Unidos, solamente participa en cuatro temas, todos ellos de la cara "A" y no firma ninguno como autor, aparte del homónimo del L.P., firmado como Smash. El desencuentro se plasma en la portada, donde aparecen los otros tres miembros del grupo en fotografía desdibujada y en claroscuros.

La composición de los temas alterna entre el blues psicodélico y el más puro Rock'n Roll, se abre con "Forever walking" donde el ritmo melodioso del principio se va transmutando en psicodelia absoluta ante el empuje de la guitarra de Gualberto; continúa con "Light blood, dark bleeding" un precioso blues de guitarras acústicas y la voz de Julio Matito de soberbia ejecución; en el corto "Free as the green little men" siguen por los senderos bluseros y acústicos; es el clavicordio de Gualberto el que en "Tove and all that" sustenta el toque psicodélico de esta balada; "It's only nothing" es uno de los grandes temas de este vinilo donde con un comienzo por derroteros del Blues gira bruscamente hacia caminos más rockeros con las guitarras en plenitud maravillosa; descansan con la onírica "Glorieta de los Lotos" con letra reivindicativa de la persecución de las melenas en paz; en el blues "Nazarin again" Julio Matito se transmuta en Dylan sevillano y el sonido del violín de Henrik inunda la composición de reminiscencia del folk; "Love millionaire" fue el tema elegido para lanzar en single, aunque en la cara "B" del mismo, junto a un tema, "Well, You Know" del segundo L.P. en la cara "A", y en él la guitarra acústica camina por sendas psicodélicas; giran completamente en "Sitting on the truth" donde la presencia de Jimi Hendrix es notoria, el desenfreno de la voz, el bajo y la batería dan paso a una guitarra de insistente delirio, sin duda el momento álgido del disco; "Ottenos", Sonetto al revés, es justo eso, un experimento grabando al revés ese tema ya presentado en single anteriormente; el instrumental "Ahimsa" es una balada donde las tablas indias nos transportan al universo védico bajo cubierta de guitarras acústicas; para terminar un poco de los entresijos del estudio de grabación en "Rock and roll", el grupo en dialéctica sobre como tocarlo y, entre ensayos, al final el tema completo sonando como su nombre.

Resumiendo, un espléndido trabajo donde Smash se desboca en una frescura que ya se echará de menos en toda su carrera, a pesar que aquí el flamenco brilla por su ausencia, o quizás por ello.

 
    Volver

 

Para contactar pulsa aquí