Haz clic aquí para volver a la página de inicio

"HIJOS DEL AGOBIO, es la imagen de una generación sevillana (la de los años 69) con la cual creo sentirme vinculado"

 

(Interior L.P. Hijos del Agobio - 1.977, MÁXIMO MORENO)

 

 

HIJOS DEL AGOBIO

Movieplay - Serie Gong (1.977)

 

1- Hijos del Agobio - 5:18

2- Rumor - 3:20

3- Sentimiento de Amor - 5:32

4- Recuerdos de Triana - 2:50

5- ¡Ya Está Bien! - 3:12

6- Necesito - 4:04

7- Sr. Troncoso - 3:38

8- Del Crepúsculo Lento Nacerá el Rocío - 5:50

 

Todos los temas compuestos y escritos por Jesús de la Rosa

 

Excepto:

 

Tema 4 compuesto por J.J.Palacio

Tema 8 compuesto y escrito por Eduardo Rodríguez Rodway y Antonio Mata

 

 

 

 

 

 

TRIANA

 

Triana son:

 

Juan José Palacio: Batería y accesorios de percusión

Jesús de la Rosa: Teclados y voz, guitarra en "Sr. Troncoso"

Eduardo Rodríguez Rodway: Guitarrra flamenca, voz en "Del Crepúsculo Lento Nacerá el Rocío", voces en "Hijos del Agobio" y "Sr. Troncoso"

 

Colaboran:

 

Antonio Pérez: Guitarra eléctrica

Manolo Rosa: Bajo eléctrico y guitarra española en "Del Crepúsculo Lento Nacerá el Rocío"

Enrique Carmona: Intorducción guitarra en "Del Crepúsculo Lento Nacerá el Rocío"

Miguel Ángel Iglesias: Voces y desahogo microfónico en "Recuerdos de Triana"

 

Ilustraciones de la Portada y Contraportada

 

Máximo Moreno

 

 

COMENTARIOS

Albores de libertades restituidas y entierro de opresiones pasadas, réquiem entre teclado y guitarra flamenca para que los "Hijos del agobio" cortejen el funeral, la eléctrica alinea a los ajusticiados y el bajo marca solemnemente el paso de la comitiva, el bombo y los platillos despejan dudas, cambian los teclados anunciando un nuevo orden y la flamenca da paso a la eléctrica para un renacer que poco a poco va despejando las tinieblas del horizonte, la atmósfera ahora es limpia y un grito de esperanza retumba junto al teclado, un inmenso sólo de guitarra eléctrica emerge ante el nacimiento de la nueva era, antes de que Pink Floyd derribase el muro, Triana agarró sus mismos aperos y resquebrajó sus cimientos.

En esto un "Rumor" va regando de esperanza el espacio sonoro que impregna la guitarra eléctrica, hermoso trabajo, tanto en los solos, ilimitados de matices, como acompañando al verbo, los acordes de la guitarra flamenca se mezclan con los teclados, el bajo y la batería acompañan, aquí es la eléctrica la que canta a la mañana del mañana libertario.

Y en nuestro pulso interior surge un "Sentimiento de amor" desde las entrañas, arrojado por los bombos y el bajo, recogido por unos teclados de dimensiones espectrales, el mellotrón tiene estas cosas, y la guitarra flamenca apuntando sus matices a la balada, la desesperación brama su sentir, reposando entre percusiones y la eléctrica sobre el mullido de órgano, la flamenca ya no se asoma, ahora reivindica su sensibilidad y vuelve a aflorar la angustia liberada.

Sonidos cósmicos para la remembranza de las bulerías y en la mente, lejanos, unos "Recuerdos de Triana" aromatizados en melodía de bombos y platillos.

Con los ojos aún cerrados, junto a la batería, el bajo y la eléctrica reivindican con urgencia la realidad cotidiana, "¡Ya está bien!" de sueños y promesas, de guías y salvadores, cada uno es uno, eléctrica y flamenca cada una un sonido, difícil discernir cual vence en la dialéctica, la mediación del teclado establece el orden, libres las ideas, libre el blues.

Surgen la guitarra flamenca y la eléctrica reclamando el ser y el estar, un "Necesito" vital para desprenderse de la opresión agobiante y todos los instrumentos, el bajo profundo sostiene el ritmo de angustia, les acompañan en el búsqueda existencialista.

Y allí estaba la vida, entre solos de guitarras se manifiesta la monotonía intrascendente del "Sr. Troncoso" con su infinita búsqueda de objetivos primarios, campanas de lo cotidiano, balada costumbrista de impreciso fandango con final de palmas y eléctrica anunciando una esperanza que, en él, siempre falla.

"Del crepúsculo lento nacerá el rocío" derramado por los llantos de las guitarras y el desgarro de la nueva voz y amanece el futuro con los quejíos de la eléctrica, otra vez las bulerías se prestan a la melancólica esperanza, después de toda tormenta viene la calma despejando dudas, aunque el recelo de lo malo vivido se suele hacer presente y en ese momento eres uno de ellos, uno de nosotros, uno de estos hijos del agobio.

    Volver

 

Para contactar pulsa aquí